domingo, 31 de agosto de 2014

El Mont-Saint-Michel

En el año 708 el obispo de Avranches, Aubert, hizo construir en el Mont-Tombe un santuario en honor del Arcángel. El monte se convirtió en lugar de peregrinaje. En el siglo X, los benedictinos se instalaron en la abadía mientras que abajo se desarrollaba un pueblo.
Durante la guerra de los Cien Años, el Mont-Saint-Michel fue inexpugnable gracias a sus murallas y fortificaciones.
Después del a Revolución Francesa se disolvió la comunidad religiosa y hasta 1863 sirvió de prisión.
En 1874 se convirtió en monumento histórico y empezaron las restauraciones.
El Mont-Saint-Michel es, desde 1979, patrimonio mundial de la UNESCO.




El nuevo Puente Pasarela para acceder al Monte

Otra modalidad para llegar el peñasco

Al pie del Monte se aprecia las murallas y en lo alto la abadía

Es pronto por la mañana pero empieza a haber gente en la calle principal

Bajamar desde las murallas

Majestuosa se eleva la abadía por encima de las casas

Es época de mareas vivas y en bajamar el mar está a kilómetros

En la escalera que conduce a la abadía se puede ver la fila de personas esperando

Desde la terraza del oeste se aprecian los contrafuertes y la aguja neogótica del campanario erigida en 1897; sobre ella la estatua de cobre dorado de San Miguel


Ábside de la iglesia abacial. La iglesia se encuentra instalada en la cima del peñasco a ochenta metros sobre el mar y sobre una plataforma de ochenta metros

Monjes y monjas meditan antes de la misa cantada

Claustro de la abadía. Una doble fila de columnitas ligeramente desfasadas proporciona unas perspectivas cambiantes

Refectorio de la abadía

Cripta de los gruesos pilares

Esta rueda fue instalada en 1820, para subir los alimentos de los presos encerrados en la abadía transformada en prisión. Es una réplica de las ruedas utilizadas en la Edad Media

Sala de los Caballeros, donde estudiaban y trabajaban los monjes

Réplica de la estatua del arcángel que remata el campanario; tiene los atributos tradicionales, una espada y una balanza



Se han acondicionado senderos para ir paseando hasta el peñasco y aprovechar las vistas únicas sobre la Bahía del Mont-Saint-Michel











sábado, 23 de agosto de 2014

Dinan

Dinan es una de las más hermosas ciudades medievales de Bretaña. Su casco antiguo está rodeado por unas murallas de unos tres kilómetros de largo, con su Torreón, sus diez torres de vigilancia y sus cuatro puertas. El Castillo Museo reúne tres elementos que en su origen fueron independientes: La Puerta del Guichet ( La Porte du Guichet), La Torre de Coëtquen (La Tour de Coëtquen), y El Torreón del Duque Jean IV (Le Donjon du Duc Jean IV). 

  
El Torreón

                                                         Entrada al Castillo                                                           





Basílica San Salvador (Basilique Saint-Sauveur) Siglo XII

Típica casa con sus vigas y soportales

Colegio Roger Vercel. 
Antiguo convento benedictino convertido en liceo donde estudió  Chateaubriand.

Vista del Río Rance desde las murallas


El puerto de Dinan desde las murallas

Calle de Jerzual (Rue de Jerzual).
Calle empinada que va desde el puerto hasta el pueblo.


Recorriendo las murallas

Puerta  San Malo (Porte Saint-Malo)

Place des Cordeliers


Place des Merciers


Torre del reloj (Tour de l'Horloge), 45m.
Siglo XV




Rue du Petit Fort





El viaducto

Última mirada a Dinan y a su muralla desde el viaducto

viernes, 15 de agosto de 2014

Île de Ré

Después de recorrer el puente de tres kilómetros que separa La Rochelle de Île de Ré aparece la isla tranquila y llana. Aquí el ciclista es rey, numerosos carriles-bicis permiten recorrer la isla y visitar sus pueblecitos.

                                                        SAINT- MARTIN DE RÉ

Saint Martin de Ré es el más importante. Alrededor de su puerto pesquero se distribuyen las terrazas de las cafeterías y restaurantes donde es bueno tomar de aperitivo un Pineau de Charentes, bebida típica de la región.


                                                                                          Puerto de St Martin de Ré




En el recinto amurrallado, famoso por su estilo Vauban

El centro está llenos de tiendas, pero si te alejas un poco descubres una callejuelas llenas de encanto con casas blancas cuyas contraventanas y puertas son pintadas de colores claros, verdes, grises o azules.




Si te gusta las antigüedades, encontrarás tu felicidad. En cada pueblo hay alguna "Brocante" .







SAINTE - MARIE DE RÉ

El pueblo se encuentra al sur de la isla, cerca de la costa salvaje. Recorremos el lugar con bibicleta.





La iglesia Sainte-Marie fue reconstruida en 1862, solo se mantuvo el campanario que data del siglo XV.


Bella imagen del campanario, del ángel y el soldado del monumento a los caídos

También encontramos numerosas galerías de arte

Flores silvestres abundan por las callejas

Tras la tapia del cementerio emerge el campanario

Entre viñas y maizales


ARS EN RÉ

Lo que destaca en Ars es su iglesia con su particular campanario. Es la más antigua de la isla; empieza a construirse en el siglo VI y XII. En el siglo XV es ampliada y se construye el campanario negro y blanco de estilo gótico flamígero, de más de 40 metros de alto. Servía de punto de referencia bien visible, para los navegantes, por sus dos colores.



La Bretaña no está lejos y se nota en las "Crêperies"


SAINT-CLÉMENT DES BALEINES

Desde el pueblo tenemos acceso al faro de las Ballenas que se sitúa al extremo occidental de la isla entre la Costa Salvaje y la playa de la Concha.


                    El sol del atardecer ilumina los 57 metros del faro

                                                         El faro se inauguró en 1854

       La escalera de caracol de 257 peldaños nos lleva a lo alto

                         Magnífica vista de la Plage de la Conche       
               

La Côte Sauvage


La Tour des Baleines

La Tour des Baleines es anterior al faro. Empezó a funcionar en 1682 y servía de punto de referencia para la navegación. Es monumento histórico desde 1904.


Atardecer desde el faro


LA  FLOTTE

Visita indispensable a La Flotte, a su puerto y a su mercado medieval


Bullicio en el puerto a la hora del aperitivo

Antiguas casas de pescadores restauradas dan al paseo marítimo

¿Os apetece un baño?

En cada pueblo se alquilan bicis

En el mercado medieval


Colores y olores impregnan el mercado

¿Compramos "moules de Bouchot" , ostras o una hermosa lubina?


RIVEDOUX

Es el primer pueblo que se encuentra nada más cruzar el puente que une la isla al continente. El puente, de casi 3 kilómetros de largo y a una altura de 42 metros por encima del nivel del mar, fue inaugurado en mayo de 1988. Michel Placidi y Charles-Etienne Perrier dirigieron la obra.

El Puente de Ré desde Rivedoux

Bajamar en Rivedoux