jueves, 28 de febrero de 2013

Febrero de aquel año

                          




El mes de febrero se acaba y con él espero que igualmente este frío y largo invierno.
Para rematar nada menos que esta canción de Maxime Le Forestier, Février de cette année-là. Nos recuerda que hubo otros tiempos marcados también  por crisis, juicios y escándalos.


                      Febrero de aquel año

Febrero de aquel año
es el principio de mi historia
mucho antes que mi primera guitarra
cuatro años después de Hiroshima

Febrero de aquel año
Vietnam se llamaba Indochina
un hombre se instalaba en China
las canciones no hablaban de ello

Febrero de aquel año
la muerte hará una tregua
en los hospitales en huelga
los diarios no dicen nada

En el calendario
en el mes de febrero
los días se alargan poco a poco
nos levantamos tarde
con los ojos llenos de bruma
feliz o infeliz

Si ya abría bien los ojos
un día esos jóvenes comprenderán
mis canciones de entonces eran tiernas
tenía un público maravilloso

Febrero de aquel año
se hablaba del Doctor Miracle
pero no en las crónicas rosas
Ferré cantaba Rue Saint Benoît
vagabundo, extraño, proscrito
el viento de Noruega
traía nubes cargadas de nieve
febrero de aquel año

En el calendario
en el mes de febrero
los días se alargan poco a poco
nos levantamos tarde
con los ojos llenos de bruma
feliz o infeliz

Febrero de aquel año
cierto no recuerdo mucho
todavía se hablaba de la guerra
de los que no regresaron
se hablaba siempre de las tensiones internacionales
de juicios y de escándalos

Febrero de aquel año
alguien se tiro del Pont Neuf
en el paseo de Javel incendiado
ocurría otro drama
en febrero del 49

En el calendario
es un nombre grabado
que nunca fue el mío
el día 10 de aquel mes
puedes venir a mi casa
con regalos en las manos
puedes venir a mi casa
aunque no tengas regalos en las manos
nos arreglaremos.




miércoles, 20 de febrero de 2013

Claude Nougaro y Toulouse

                              



La canción "Toulouse" fue compuesta entre 1966-67 por Claude Nougaro en homenaje a su lugar de nacimiento. Con el tiempo la canción se convirtió en el himno emocionante de la ciudad, sobre todo para los "toulousains" que están fuera.
Claude Nougaro nació en Toulouse el 9 de septiembre de 1929 y falleció en París en el 4 de marzo de 2004. Su entierro tuvo lugar en la Basílica San Sernín de Toulouse y sus cenizas fueron dispersas en el río Garona que atraviesa la ciudad.
En su honor, un parque municipal y una estación de metro llevan su nombre.
Espero que os guste; a mí desde luego...


                                  Ô Toulouse

Qué lejos está mi tierra, qué lejos.
A veces en el fondo de mí  se reanima
el agua verde del "Canal du Midi"
y el ladrillo rojo de los Minîmes.
"O moun païs", oh Toulouse, oh Toulouse.

Retomo la avenida hacia el colegio
mi cartera está llena de puñetazos                                
aquí, si peleas, ganas
aquí, hasta las yayas gustan de las broncas
"O moun païs", oh Toulouse

Un torrente de piedras corre por tu acento
tu violencia borbota hasta en tus violetas
nos llamamos cabrón apenas nos conocemos
hay tormenta en el aire y sin embargo
la iglesia San Sernín ilumina la tarde
una flor de coral  regada por el sol
quizás por eso, a pesar de tu rojo y negro,
quizás por eso, dicen de ti Ciudad  Rosa
Recuerdo tu empedrado, oh mi ciudad gascona
tu acera levantada por las tuberías del gas
es tal vez España que empuja un poco con su cuerno,
o existe en tus entrañas una burbuja de jazz?
Aquí está el Capitole, me paro un instante
los tenores resfriados tiritaban bajo sus ventosas,
todavía creo oír el eco de la voz de mi padre,
en aquel tiempo era mi único cantante de blues.

Hoy en día, tus edificios suben altos,
a Blagnac, tus aviones son más hermosos
si uno me devuelve a esa ciudad
podría ver de nuevo mi pizca de tejas

"O moun païs", oh Toulouse, oh Toulouse.


Notre Dame du Taur


Letrero en francés y en lengua de oc


Place du Capitole



                                                                            
   

viernes, 15 de febrero de 2013

Candados del amor


                                                                                          Imagen sacada de Internet



Se querían. Habían decidido sellar su amor, pero,¿ de qué manera?.
Ella había leído la novela de Federico Moccia “Tengo ganas de ti” y tuvo la idea de hacer como el protagonista que, para convencer de su amor a una mujer, coloca un candado en el puente Milvio en Roma, y tira la llave al río Tiber.
En Santander no hay río, hay mar. Entonces fueron caminando por el sendero que bordea el mar, en Cabo Menor. Al final se encuentra una pequeña explanada de madera, desde donde se puede contemplar el inmenso mar e intentar ver el rayo verde en los atardeceres de verano. Fue allí, en la barandilla, donde ataron un candado con sus iniciales. Al tirar la llave al mar, se miraron profundamente a los ojos, sellando así su amor “eterno”.
Si pasas por el lugar, no dejes de mirar, verás que ya varios candados “adornan” la barandilla.
Igualmente en ciudades de Europa como París, Roma, Madrid, Moscú, Sevilla...los candados del amor cubren sus puentes. En Roma la primera farola del puente que acogió los candados se derrumbó de tanto amor que llevaba. En París el alcalde les mandó retirar del “Pont des Arts” porque el peso que soportaba la barandilla la estaba dañando; los enamorados se manifestaron y de nuevo aparecieron candados por el puente. En Moscú, para no estropear la estructura del puente levantaron unos árboles de metal; cuando están llenos los retiran a un lugar determinado y así todo el mundo contento.
Al final, el amor vence...

lunes, 11 de febrero de 2013

El órgano del mar

                                                                                                                      Imagen sacada de Internet




En la ciudad de Zadar, junto al Adriático, en Croacia, existe un instrumento de música muy peculiar. Se encuentra al borde del mar y se confunde con el paisaje; forma parte del paseo marítimo y se le conoce por el nombre de “órgano del mar”.
No se llega a ver hasta estar encima de él, entonces se distingue unos orificios en el suelo y una aberturas por donde entran y salen las olas del mar provocando el movimiento del aire contenido en los tubos del órgano y así producir un sonido.
Mientras se alejaba el grupo que me acompañaba, me senté un instante en sus peldaños y allí, contemplando el reflejo del sol en el mar, me dejé llevar por la melodía y pensé:”¡qué maravilla!”.

domingo, 10 de febrero de 2013

Domingo de lluvia

           



Un domingo lluvioso en Santander es muy parecido a un domingo en Deauville; la playa desierta, un cielo bajo plomizo...
Esta canción de Vincent Delerm viene al pelo.

                Deauville sin Trintignant

En Deauville, un domingo
bajo la lluvia, en las tablas
camina junto a 
un hombre mayor que ella.
Él no dice casi nada
en Deauville por la mañana,
él pasea por la playa
su segundo matrimonio.
Los apartamentos con vistas al mar
están cerrados en invierno,
pues los jubilados
no han tomado vacaciones.
Es el segundo café,
su cabello está mojado
columpio, colchoneta,
el club Mickey chorrea.

Ella recuerda esa peli
que ocurre en Deauville,
qué decepción
Deauville sin Trintignant.

Más tarde irán a 
comer a Honfleur
retomarán el Land Rover
para  aburrirse en otro sitio, 
menú de doscientos-veinte,
limón verde para las manos,
él pedirá que le 
envuelvan el gran reserva.
Después de comer
darán un paseo,
ella querrá probar
ese abrigo azul rebajado,
es marea baja en el puerto,
él esperará  fuera,
pensará
al atasco del regreso.

Ella recuerda esa peli
que ocurre en Deauville
qué decepción
Deauville sin Trintignant.

Para ella, un domingo aburrido
en Deauville, en las tablas
Para él, un fracaso de vida
en Deauville, bajo la lluvia.
 








viernes, 8 de febrero de 2013

Venecia



En Venecia estamos de lleno en el Carnaval. Empezó el sábado 2 de febrero y finalizará el martes 12 de febrero. Multitud de eventos se suceden: desfiles de disfraces, conciertos, teatro, cine, música en vivo, bailes de disfraces...etc...
Con este vídeo he querido rendir un pequeño homenaje a Angelo Branduardi con "La pulce d'acqua" , sin olvidar a Heath Ledger en la película Casanova (2005) rodada  en Venecia.




jueves, 7 de febrero de 2013

Léo Ferré

                            



Hace unos días tuve ocasión de escuchar a la mezzo-soprano sueca Anne Sofie von Otter. Cantaba una  canción de Léo Ferré "Avec le temps". Reconozco su bella voz, pero para mí la interpretación de Léo no tiene parangón.


                                          Con el tiempo
Con el tiempo, sí, todo se va
Se olvida el rostro y se olvida la voz
El corazón cuando ya no late, no merece la pena de
Seguir buscando, hay que dejarlo estar y así está bien.

                                           Con el tiempo
Con el tiempo, sí, todo se va
El otro al que adorábamos, que buscábamos bajo la lluvia
El otro al que adivinábamos al desviar la mirada
Entre palabras, entre líneas y tras el disfraz
De una promesa maquillada que sale a recorrer la noche
              Con el tiempo todo se desvanece

                                            Con el tiempo
Con el tiempo, sí, todo se va
Incluso los recuerdos más chulos tienen mala cara
El el bazar rebusco en los estantes de la muerte
El sábado por la tarde, cuando la ternura se va, ella sola.

                                            Con el tiempo
Con el tiempo, sí, todo se va
El otro en quien creíamos por un resfriado, por nada
El otro a quien dábamos aliento y joyas
Por quien hubiéramos vendido el alma por unas monedas
Ante quien nos arrastrábamos como se arrastran los perros
             Con el tiempo, sí, todo va bien

                                              Con el tiempo
Con el tiempo, sí, todo se va
Se olvidan las pasiones y se olvidan las voces
Que nos decían en voz baja palabras de gentes sencillas
No vuelvas tarde, sobre todo no cojas frío

                                                Con el tiempo
Con el tiempo,sí, todo se va
Y uno se siente encanecido como un caballo rendido
Y uno se siente helado en un lecho azaroso
Y uno se siente solo, quizás, pero tranquilo
Y uno se siente timado por los años perdidos, entonces realmente
             Con el tiempo ya dejamos de amar

Para Regino.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Bruna

                                                                                          Imagen sacada de Internet



Marzo 1244:
Los ojos de Bruna refulgían como el fuego, como el fuego de la hoguera que la esperaba. Erguida y serena, iba caminando con los demás cátaros por no haber renunciado a su fe.
Recordaba el asedio sufrido durante meses en el castillo de Montségur, en lo alto de la montaña. Cuanto más se acercaba al fuego, más brillaban sus ojos. No tenía miedo, pues iba a encontrarse con el Padre y atrás dejaba este mundo de sangre y fuego.
Además, regresaría...
En las noches de tormenta, suele aparecer una Dama Blanca cerca de las ruinas del castillo. Baila y canta canciones tristes. Dicen que en la zona del “Prat del Cremats” se puede percibir una energía poderosa … son las almas de los que allí perecieron.

Mar antiguo










Azul, azul como el cielo de verano en Provenza. Azul, como el mar que bordea su costa, el Mar Mediterráneo, el Mar Antiguo.
Me dirigía al pueblo costero, Les -Saintes-Maries-de-la-Mer, atraída por la leyenda que existe sobre él.
Atravesaba la Camargue, “Cap-Marca” en lengua de Oc que significa “sin límite”. Tierra mítica y salvaje, lugar de extensas llanuras húmedas, de arrozales, salinas, estanques y pantanos; donde galopan manadas de caballos blancos, donde los flamencos rosas encuentran su sitio y los toros bravos viven en libertad.
Al llegar al pueblo, caminé hasta la playa, me senté en la arena mirando el horizonte azul, cerré los ojos y vi llegar una barcaza. Era el año 44 después de Cristo, cuando encalló una embarcación; a bordo, entre otros pasajeros, viajaban María Salomé y María Jacobé, acompañadas de su sirvienta egipcia, Sara. Las santas dieron nombre al pueblo; sus reliquias se conservan en la iglesia Nôtre-Dame-de-la-Mer. En cuanto a Sara, los gitanos la veneran como su patrona. Su imagen negra se encuentra en la cripta, donde, cada 24 de mayo, los romaníes venidos de todas partes, acuden a honrarla.
Seguía sentada en la orilla, cuando se me acercó una niña morena que, extrañamente, se parecía a mí. Al llegar a mi altura, se paró, y mirándome a los ojos, me preguntó:”¿ Tú eres Sara?”

domingo, 3 de febrero de 2013

Brel

                            




Dedicado a Paloma, a la que le gusta tanto Jacques Brel. Escogí esta canción menos conocida por la mayoría pero no por eso menos bella.
Jacques Brel nace el 8 de abril de 1929 en Schaerbeek, norte de Bruselas, en Bélgica. Pasa gran parte de su vida en París donde fallece el 9 de octubre de 1978. En 1973 pasará una gran temporada en las Islas Marquesas, en la Polinesia francesa, donde se encuentran sus restos al lado de los del pintor Paul Gauguin.

sábado, 2 de febrero de 2013

Julien

          





Le temps passe ... nous vieillissons...
Mais au fond de nous, il reste des petites merveilles, comme cette chanson "Je sais que c'est elle" de Julien Clerc, mon idole d'alors.

El tiempo pasa... envejecemos...
Pero en el fondo de nosotros, quedan pequeñas maravillas, como esta canción "je sais que c'est elle" de Julien Clerc, mi ídolo de entonces.